lunes, 28 de mayo de 2012

Frases que cortan una conversación

Cosa que me enerva; cada frase ridícula que, de repente, sale a flote en conversaciones que pudiendo ser muy interesantes, terminan creando sólo ira, enojo y malos pensamientos en tu cabeza. Horrible por donde se lo mire, y además muy frecuente. Creo que la mayoría se sentirá identificado cuando lea estas frases.

1-) Te digo porque sé: Y yo te digo porque no sé? Gil, si de eso estamos hablando. En una discusión, se argumenta y discute por igual, no podés salir con esa frase que tan horrible como cazar un delfín para extraerle el aceite que hay en su cabeza. Si yo supiese que estás en un nivel superlativo, no discutiría contigo. Argumento y frase estúpida, por donde se lo mire.

2-) Cuando te pase a vos, vas a saber: Bueno, reconozco que a veces es aplicable, pero es tremendamente molesto cuando se utiliza para denotar experiencia, y sobre todo cuando por experiencia toman tener más edad. Osea, con esa regla de tres, la persona más vieja del mundo tendría siempre la razón. ¿Eso ocurre? Pues no, y es más; probablemente esté mal de la cabeza.

3-) Cuando seas mayor: es parecido al anterior, sólo que algo más directo. Es como si por el hecho de tener una edad inferior, directamente tengas una capacidad de cálculo y razonamiento inferior. Malditos viejos.

4-) Esa es mi opinión, y no va a cambiar: A veces, como el nº 2, también es aplicable, pero normalmente se utiliza para otros fines:  a veces puede significar No me importa cuan coherente suene tu idea, o cuan incoherente la mía; mi punto de vista es tan duro como el diamante , o peor aún, No hay oportunidad de que yo cambie mi opinión, este diálogo es sólo unilateral, y va hacía vos. Maldición, maldición...


5-) Te cuento por experiencia: también es bastante flexible: a veces bien utilizado, pero a veces se mal utiliza como método para demostrar que una experiencia es aplicable a todas las facetas de la vida. Como si el % de suerte o las millones de variantes que pueden ocurrir en cada situación, e incluso en la misma, sean siempre iguales y conspiren como para que se consiga el mismo resultado.


Y bueno, aquí termina este artículo. Así que, si vuelven a escuchar una de estas frases, levántense de la mesa, educadamente despídanse de la audiencia, fundamenten coherentemente su decisión, y acto seguido pelen culo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada