domingo, 3 de marzo de 2013

Cartes, ejemplo práctico de la mediocridad popular

  Horacio Cartes es, junto con Chávez y sus secuaces, ejemplo claro de la mediocridad del pueblo. Pese a ser de una índole diferente - no es de esa bananera estirpe socialista - no es mejor ni mucho menos.

  Para ser sincero, no me importa mucho que haya sido narcotraficante. No me parece algo muy sucio, porque tampoco estoy a favor de la penalización sobre la producción, venta y consumo de drogas. Ahora, sí es cierto que negando su pasado hace gala de su personalidad cubresombras, nada sorprendente en gente de su calaña.

  Lo que verdaderamente preocupa es que un megalómano de ese tipo tenga tantos adeptos, tantos seguidores. Si ya era suficiente con Lino Oviedo, este sujeto es demasiado. Y encima tiene chances de ganar, y verdaderamente muchas (está arriba en la mayoría de las encuestas, aunque casi todas son basura). No contento con formar parte del partido político que fundió, literalmente, a la raza paraguaya durante una docena de lustros, trae consigo a personas tan baratamente corruptas como Calé Galaverna, Lilian Samaniego y otros casi desaparecidos como Wasmosy, que volverá a tener a su disposición motines gracias al inescrupuloso de Cartes. Mamá, y la gente lo vota. La gente "humilde", con baja cantidad de recursos (humilde va entre comillas porque de humilde no tiene nada, es sin duda gente que no tiene vergüenza de venderse al mejor postor). Y tambíen la gente con alta cantidad de recursos, personas que uno esperaría tengan más desarrollada la mente pero que siempre nos sigue sorprendiendo su bajo aguante ético y moral.

  Lleno de buscatajadas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada