domingo, 28 de octubre de 2012

Las Matemáticas

-->
  Lo más grandioso de las matemáticas, es que objetiva y físicamente no existe. Es básicamente un conjunto gigante de reglas abstractas que existen sólo en la mente y que, sin embargo, aplicadas a cualquier situación del mundo real se cumplen. Parece increíble, y difícil de entender, pero es así. Si se ponen a pensar, no existe un número como tal. Uno no puede ver el 2, o el 3. Ahora, sí puede ver 2 conejos, y saber que son menos que 3 por la regla matemática que dice que 3 > 2 , y  cosas así. Es más, algo genial es que sin existir realmente, no puede tampoco existir algo que pueda ser posible sin que se apruebe matemáticamente.  Todo fenómeno debe de tener explicación matemática, y no puede quebrar sus reglas. Y encima son reglas inventadas por el humano. Es sin duda nuestro mayor logro: creamos leyes que son irrefutables, que no se equivocan nunca. Dicen que la ciencia está sujeto a la prueba, y por esto la matemática ni siquiera es considerada ciencia como tal ; directamente no puede equivocarse, no admite falla. Es una de las delicias intelectuales, y probablemente la mayor que creó el ser humano.

  Y sin embargo no resulta imposible pensar que en algún momento las matemáticas puedan fallar. Porque, como todo lo creado por el ser humano, está limitado a nuestra actual observación, y esta puede evolucionar muchísimo. Es interesante imaginar un mundo en donde las matemáticas sean diferentes o simplemente no se apliquen (en realidad sería el mismo mundo, pero visto desde una perspectiva diferente). ¿Será que está ahí el secreto de los que dicen ser clarividentes, o afirman la existencia de seres de niveles diferentes de conciencia? Puede resultar bastante atractiva esa idea, aunque no hay que descuidar que la razón sigue dando resultados muchísimo más satisfactorios que la mayoría de estos charlatanes que practican pseudociencia pero en realidad lo que hacen es una gran estafa.

  ¿Será el rincón espiritual inaplicable a las matemáticas? o mejor aún, ¿Existe el espíritu como tal, o ese aspecto, ese rincón de la existencia?  No hay nada que lo indique, como tampoco nada que indique lo contrario. El pensamiento científico es escéptico, pero recordemos que muchas grandes ideas salieron justamente de la fe apostada a alguna idea, y luego corroborada con el argumento y proceso investigativo y el rigor científico. Ahora, ¿cómo aplicaríamos el rigor científico a aspectos como lo espiritual? No se podría, porque no corresponden a las mismas "leyes". Creo que lo único que podría aplicarse sería el funcionamiento, esto es, que cumple su objetivo. El empirismo. Que funcione, que sea efectivo. De ser así, se estaría dando como valedera sólo un argumento científico, que es la validación, pero dejando de lado todo el resto de los pasos y procesos. Esto va de la mano con la idea tanto de que funciona como de que está en un aspecto no-científico.

  Bueno, suficiente divague por hoy. Mañana es día laboral y necesitamos todos descansar como se debe. Saludos y pásenla genial esta nueva semana!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada