lunes, 14 de noviembre de 2011

Diferencia y Límite entre lo teórico y lo práctico o experimental. La Generalización.



Frecuentemente, se puede apreciar lo curiosa que puede ser la opinión y conducta de las personas. Si bien, casi todos sabemos lo malo que son los fanatismos y las discriminaciones raciales, la mayoría de las personas las lleva adentro. Esto se basa, normalmente, en que el individuo tuvo una mala experiencia con algún sujeto, y la característica de éste quedó grabada como la culpable de lo ocurrido. Intentaré explicarme mejor:

-Supongamos que alguien vaya a un boliche. En esto, encuentre que un barman es de nacionalidad guacayana. Éste barman lo atiende de manera descortés, y esto genera un malestar en el receptor de tal estímulo. De ahí, éste tiende a pensar que los guacayanos son descorteces. Y, si llega a conocer a otra persona guacayana con la misma característica, su opinión se ve fortificada en su mente, y pasa a ser casi como una Ley irretractable.
-Y de ahí, que surge la interrogante. ¿Se puede generalizar así? ¿Es correcto?
 Mi opinión es que, por supuesto, es un pensamiento muy incorrecto.
No se debe nunca generalizar a una población por el análisis de un simple muestreo de ésta. Esto es lo que genera los peores prejuicios que existen. Y no sólo se aplica a humanos o entre humanos. Los mayores prejuicios que existen, en todo ámbito, se deben al análisis incorrecto e/o incompleto por parte del observador. Algo que deja mucho que desear en una especie relativamente tan desarrollada como la nuestra.
 Mi consejo, para los lectores, es el siguiente.

1-) Antes de generalizar, piensen en que siempre pueden haber excepciones. Siempre hay excepciones. Dentro de la familia, entre hermanos, entre compañeros, etc. Siempre hay diferencias, y esto nos imposibilita generalizar con justicia.
2-) No se puede generalizar en algo tan poco matemático como la antropología o sociología. No hay suficientes recursos matemáticos, salvo las estadísticas. Y éstas se basan en recolección masiva de datos, así que, desde ya, no se puede generalizar con un 100% de efectividad en modo matemático.
3-) La mayoría no es sinónimo de todos. No confundas. Puedes utilizar el término La mayoría, pero utilizar el término todos es, normalmente, un error que conduce a disputas poco agradables.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada